Sarajevo Los Viajes De Alen

Un paseo por la ciudad de Sarajevo (Bosnia-Herzegovina)

La ciudad de Sarajevo esta ubicada en medio de verdes montañas. Lo tiene todo para ser un destino atractivo para cualquier turista: monumentos, una historia milenaria, mezcla cultural, iglesias, mezquitas, sinagogas, gente amable y un ambiente nocturno sin igual. Sin embargo sigue siendo una de las capitales de Europa menos visitadas. El motivo principal, pensamos: el estigma de la guerra. Para nosotros, esta ciudad fue una de las más gratas sorpresas en el viaje que realizamos por los Balcanes en Agosto de 2015.

Historia rápida de Sarajevo

  • Entre siglo XV y XIX formó parte del Imperio Otomano. En esa época se construyeron mezquitas y la ciudad adoptó un urbanismo con un perfil similar a las ciudades turcas. De hecho hoy en día, mucha gente califica a Sarajevo como “la pequeña Estambul”. Durante este periodo llegó a convertirse en la ciudad más grande de toda la región de los Balcanes (en la actualidad la ciudad más poblada es Belgrado).
  • Desde finales del siglo XIX hasta la Primera Guerra Mundial la ciudad perteneció al Imperio Austro-Húngaro. Durante esta época se construyeron grandes avenidas con elegantes edificios al estilo de las grandes ciudades del imperio como Viena o Budapest.
  • En 1914 en las calles de la ciudad de Sarajevo, se produjo un atentado contra el heredero del imperio Austro-Húngaro: el archiduque Francisco Fernando, con resultado de su fallecimiento y el de su esposa.  Este magnicidio trajo como consecuencia el inicio de La Primera Guerra Mundial. Tras la contienda, Sarajevo pasó a formar parte del reino de los Serbios, Croatas y Eslovenos, hasta el comienzo de la Segunda  Guerra Mundial.
  • Terminada la Segunda Guerra Mundial, en 1945 el mariscal Tito agrupó a todos los países eslavos, incluida Bosnia en la República Federal Socialista de Yugoslavia. Esto generó un largo periodo de paz y de relativa prosperidad económica.
    Monumento a la república Federal Socialista de Yugoslavia en la ciudad de Sarajevo

    Monumento a la República de Yugoslavia (es el único que queda en Sarajevo)

  • En el año 1984 se celebraron en Sarajevo los Juegos Olímpicos de Invierno.
    restos de las instalaciones de los Juegos Olímpicos de invierno de 1984

    restos de las instalaciones de los Juegos Olímpicos de invierno de 1984

  • Guerra de Bosnia: en 1992 Bosnia-Herzegovina proclamó su independencia (siguiendo a las declaraciones de Eslovenia y Croacia). Esto llevó a una cruenta guerra que se prolongó hasta 1995 entre los Serbo-bosnios y los Bosniacos. Durante estos tres años la ciudad sufrió un terrible asedio, en la que fue bombardeada con múltiples víctimas y desplazados.
    Hoy en día, aun quedan edificios destruidos por la guerra en Sarajevo

    Hoy en día, aun quedan edificios destruidos por la guerra en Sarajevo de 1992 a 1995

  • 20 años después Sarajevo ha renacido de sus cenizas y vuelve a recuperar la vitalidad de sus mejores tiempos.

Que ver en Sarajevo

El centro histórico de Sarajevo es muy cómodo de recorrer, ya que esta zona es totalmente llana y los puntos de interés se encuentran muy cercanos entre ellos.

  1. Barrio de Bascarsija: es el barrio turco de Sarajevo, y el verdadero corazón histórico de la ciudad. Es imprescindible perderse por las callecitas del barrio, disfrutar de los cafés turcos y contemplar las pequeñas y grandes mezquitas que nos salen a nuestro paso. Mucha gente dice que esta parte de la ciudad de Sarajevo parece un retazo del centro de Estambul. Nosotros no podemos opinar ya que no tenemos la suerte de conocer la antigua Constantinopla. Nos llamó la atención la cantidad de turistas procedentes de países de Oriente Medio. Resultaba curioso ver a muchas mujeres con burka y con una cámara reflex colgada del cuello.
  2. Templos de diferentes religiones: en Sarajevo puedes encontrar una catedral ortodoxa, una mezquita musulmana, una catedral católica y una sinagoga judia, en menos de 600 m. Esto es lo que hace única a esta ciudad. Probablemente no existe un lugar similar en el mundo.
  3. Observar el contraste entre el barrio turco y el barrio al estilo Austro-Húngaro. Hay una señal pintada en el suelo en el punto que hace frontera entre los barrios. Es muy curioso que mirando hacia un lado u otro de la calle parece que estás en dos ciudades distintas.

4. Nos impactaron los souvenirs de guerra de las tiendas de recuerdos . Mucha gente los compraba, aunque a nosotros nos parecían, quizás con un poco de mal gusto, sobretodo al pensar que esas balas o armas han podido destrozar familias y causar tanto sufrimiento. (Lo mismo somos muy sensibles). Ellos decían que era una forma de “reciclaje”.

5. Acercarse a la Biblioteca de Sarajevo. De estilo morisco, es otro de los símbolos de Sarajevo. Durante la guerra, fue totalmente destruida y fueron quemadas infinidad de obras literarias. Ahora está recién reconstruido el edificio y luce con la belleza de antaño. Es uno de esos edificios imprescindibles a los que hay que acercarse a ver en la ciudad de Sarajevo.

biblioteca de Sarajevo

Aquí estamos con la biblioteca de Sarajevo. No separa de ella el río Mijacka. Un río pequeño pero lleno de historia, que en invierno baja turbulento, como río de montaña que es.

6. Lugar del asesinato del Archiduque Francisco Fernando. Corresponde a una esquina de un edificio, junto al puente latino. Este lugar tiene una gran importancia histórica porque a raíz de este atentado se inició la Primera Guerra Mundial.

Esquina donde se produjo el atentado contra el Archiduque Francisco Fernando

Esquina donde se produjo el atentado. Hay creado un museo dedicado a este suceso, que llevó a unas consecuencias tan tremendas

7. Visitar el túnel de Sarajevo. Es un túnel que se construyó en la guerra en 1992, que permitía introducir víveres y armas a la ciudad de Sarajevo mientras sufrió el asedio de tres años. Se encuentra junto al aeropuerto. Nosotros no lo visitamos por falta de tiempo. En la visita guiada que hicimos, de la que hablaremos más adelante, la guía nos dijo que no merecía mucho la pena.

Diario personal: nuestra visita a la ciudad de Sarajevo

Recorrido de Mostar a Sarajevo

Nos despertamos en la ciudad de Mostar (Bosnia). El día anterior había sido muy completo con una visita nocturna a esta ciudad en fiestas, y un chapuzón refrescante en las paradisiacas  Cascadas de Kravica. Hoy nos tocaba uno de los platos fuerte de nuestro viaje: la ciudad de Sarajevo. Tras realizar una visita guiada por la ciudad de Mostar, bajo un calor asfixiante, nos marchamos con nuestro coche de alquiler hacia la capital del país, de la que nos separaban 129 kilómetros.

La carretera de Mostar a Sarajevo está bastante decente, con buen asfalto y calzada ancha. En general, nos sorprendió el buen estado de las carreteras bosnias (fuimos en verano de 2015), las esperábamos mucho peores. Desde luego estaban mucho más cuidadas que las de Montenegro, país donde habíamos pasado los días anteriores. También nos sentimos cómodos a la hora de conducir: los automovilistas bosnios eran respetuosos y no diferían mucho de la forma de conducir de España (siempre desde nuestra experiencia).

El paisaje es precioso y entretenido, la carretera va bordeando lagos, que actúan como un espejo de las montañas. A medida que avanzábamos se va percibiendo un cambio de clima y de paisaje: las montañas son más abruptas y se van tornando de tonalidades verdes conforme nos acercamos a Sarajevo. Paramos a echar gasolina a medio camino, y ya percibimos que la temperatura era mucho más agradable, en esta zona no hacía el calor aplastante que sentimos en Mostar.

Hicimos una parada en el pueblo de Jablanica. Aquí nos acercamos a ver un puente de ferrocarril que fue destruido durante la Segunda Guerra Mundial, en la Batalla de Neretva y se dejó así como testimonio.

Paramos a comer en uno de los restaurantes de carretera. Nos llamó la atención que en Bosnia apenas se encuentran restaurantes dentro de los pueblos. Sin embargo, en mitad de la carretera, en tierra de nadie, hay unos restaurantes fabulosos, donde comer es un lujo y de precio muy asequible.

Mientras comíamos, empezamos a pensar en como sería Sarajevo. La verdad es que, cuando preparamos este viaje, apenas encontramos información, solamente en algún blog de viajes, pero, por más que buscamos por Madrid, no encontramos ningún libro-guía de Bosnia. Sin apenas información imaginábamos Sarajevo como una ciudad gris, con poca vida. No sabíamos el tipo de ciudad que nos íbamos a encontrar…

Al revisar el correo, con el Wifi del restaurante, comprobamos que teníamos un e-mail del alojamiento que teníamos reservado en el centro de Sarajevo. Nos informaba de que la calle donde se sitúa el alojamiento, así como el resto del centro, estaba cortado por un festival de cine, por lo que no podríamos acceder con el coche. Eso ya nos puso más nerviosos. Ese alojamiento lo habíamos elegido porque tenía parking privado en el centro. Además teníamos un coche de alquiler con matrícula extranjera, de Croacia. Así que nada más comer decidimos poner rumbo directo a Sarajevo, ya sin paradas.

llegando a Sarajevo

Llegada a Sarajevo

Entramos a la ciudad de Sarajevo por una gran avenida larguísima franqueados por altos edificios. Sarajevo, según wikipedia, tiene poco más de 300.000 habitantes, pero por el tráfico y la amplitud de las calles daba aspecto de estar entrando en una ciudad mucho más grande.

Avenida de entrada a Sarajevo

Avenida de entrada a Sarajevo.

tranvía de Sarajevo (Bosnia)

Tranvía en Sarajevo. Parece que no ha sido renovado desde su inauguración.

En el medio de la avenida circulaba un tranvía antiquísimo. Una curiosidad es que Sarajevo fue una de las primeras ciudades en el mundo en disponer de este medio de transporte, concretamente en 1895. En aquella época Sarajevo formaba parte del imperio Austro-Húngaro. Al ser una ciudad periférica del imperio, sirvió como “laboratorio de pruebas” antes de implantar el tranvía en la gran capital, Viena.

Llegamos rápidamente al Centro de la ciudad y, efectivamente: la policía no nos dejaba pasar con el coche a la calle de nuestro alojamiento. Intentamos convencer al agente, con nuestro básico inglés, pero obviamente no nos dejó entrar. Pudimos encontrar aparcamiento en un descampado de tierra en un solar cercano. Estaba vigilado y los coches estaban aparcados pegados unos a otros, como piezas de un puzzle. Y ahí dejamos el coche…

Festival de Cine de Sarajevo

festival de cine en la ciudad de Sarajevo

Alfombra roja del festival de cine de Sarajevo

Nos dirigimos a nuestro alojamiento y cuando entramos a las calles del centro de Sarajevo, nos quedamos muy sorprendidos: toda la ciudad era una fiesta. Las calles estaban abarrotadas de gente joven, las música pop sonaba por las calles… A una manzana de nuestro alojamiento estaba la alfombra roja del festival donde se agolpaban los fotógrafos para ver desfilar a las estrellas de cine, a los que nosotros no supimos reconocer. Nunca imaginábamos que el festival de cine de Sarajevo tuviera tanto, glamour, jejeje, parecían los Oscar.

Supimos que ese día se homenajeaba al actor Robert de Niro en el festival, aunque nunca le vimos.

Esa tarde-noche la dedicamos a pasear por el centro de Sarajevo y disfrutar del buen ambiente. A la 1 de la madrugada la policía abrió la calle al trafico. Así que pudimos aparcar el coche en el alojamiento. Eso sí, nos tuvimos que abrir paso entre la muchedumbre de gente, que nos indicaban amablemente y nos ayudaron a hacer la maniobra de entrada al parking del alojamiento.

Nuestro Alojamiento en Sarajevo

Nos alojamos en los Apartments Casa United. Lo recomendamos por su ubicación, en el centro de la ciudad, y por disponer de un parking vigilado donde dejar el coche. Por el precio fue, con diferencia, el alojamiento más caro en el que estuvimos en nuestro recorrido por Bosnia, 60 € la noche, cuando lo habitual fueron 30 € la habitación. Pero mereció la pena, estábamos en el corazón de la ciudad.

Visita guiada en Español por Sarajevo

Al día siguiente nos tocaba conocer, a plena luz del día, los principales monumentos que nos ofrecía esta ciudad. Para ello, habíamos contratado una visita guiada en Español por Sarajevo. Lo teníamos ya reservado y pagado desde el día anterior, a través de la misma agencia con la que hicimos la visita guiada a Mostar. Fue todo muy sencillo: la propia guía de Mostar se encargó de hacernos el trámite y a la par de hacer de traductora.

Así pues, a la hora indicada (9:30 de la mañana), estaba la guía esperándonos en la puerta del alojamiento.  Se trataba de una chica joven, que hablaba perfecto español. La visita y las explicaciones fueron excelentes. Si queréis los datos, mandadnos un correo a losviajesdealen@gmail.com y gustosamente os pasamos la información.

visita guiada a Sarajevo en Español

Nuestra guía explicándole a Nadya sobre la biblioteca de Sarajevo.

Curiosidades que aprendimos en la visita guiada:

  1. Nos contó que en la ciudad de Sarajevo se practican cuatro religiones: musulmana, católica, ortodoxa y judía. Aunque la mayoría de los habitantes son musulmanes.
  2. Sarajevo siempre ha sido un ejemplo de integración entre religiones. Lo fue antes de la guerra y lo sigue siendo hoy en día.
  3. Los matrimonios mixtos (cada persona de una religión), es algo muy habitual en Sarajevo e incluso aumentó después de la guerra.
  4. Las tradiciones de las distintas religiones están muy arraigadas en la población y se entremezclan entre sí. Por ejemplo, nos indicó que muchos musulmanes acuden el 24 de diciembre de noche a escuchar la misa del gallo (celebración del inicio de la navidad cristiana).
  5. Respecto a la guerra de Bosnia, ella nos contó su historia personal. Cuando estalló el conflicto era una niña. Durante los años de la guerra su familia estuvo exiliada en Soria (España) y ahí fue donde aprendió español. 3 años después, al finalizar la contienda, regresó a Sarajevo. Uno de los recuerdos que tenía era la oscuridad que había dentro de su casa, ya que las ventanas estaban tapadas con cartones.
  6. Le preguntamos que como era posible que la ciudad de Sarajevo se haya reconstruido totalmente en tan poco tiempo. Nos dijo que han entrado grandes sumas de dinero de todo el mundo.
  7. Después del agradable paseo, tomamos un café en uno de los locales típicos del barrio de Bascarsija.

Café turco en Sarajevo

 

Nos quedaron muchas cosas por ver en la ciudad de Sarajevo, por lo que seguro volveremos. Podemos decir, sin temor a equivocarnos que es una de las ciudades más fascinantes que hemos conocido: europea, joven, multicultural y acogedora al visitante. La pesadilla de la guerra terminó hace 20 años y auguramos un gran futuro a esta ciudad y sus habitantes.

This Post Has 4 Comments
    1. Ese punto positivo es lo que hemos querido transmitir en el post y es realmente lo que hemos sentido al caminar Sarajevo: una gran acogida al turista y muchas ganas de de borrar el pasado y mirar el futuro con ilusión, especialmente en la gente joven.
      Gracias Nieves!.

  1. Impresionante todo lo que contáis¡!!. Había oído hablar de Sarajevo, merece la pena pensar en hacer las maletas e ir el próximo verano. Cada vez os superáis más enhorabuena chicos!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *