Sendero Panorámico Segovia

Sendero panorámico de Segovia

Segovia es sin duda una de las ciudades más bonitas de España. Su casco antiguo medieval, sus monumentos y el paisaje que lo circunda, encajada entre las hoces del río Eresma y Clamores y con el perfil de fondo de la sierra de Guadarrama, le aporta a este lugar una magia especial

Nosotros hemos ido en numerosas ocasiones. Se encuentra a tan sólo una hora de Madrid.

A pesar de ello, nos resulta curioso que nunca perdamos la fascinación y el asombro cuando aparece el Acueducto y el Alcázar de Segovia ante nosotros.

En este post queremos aportar un punto de vista diferente de la ciudad de Segovia, recorriendo un pintoresco camino que rodea la ciudad y que permite obtener una visión panorámica de la ciudad y disfrutar de los paisajes naturales del entrono. Esta ruta, desconocida para los que no son locatarios de Segovia, la recomendamos para aquellos viajeros que ya conocen lo típico de Segovia y quieren hacer una visita diferente descubriendo un mirador de Segovia espectacular. También es idonea para aquellos que quieran hacer un senderismo fácil con el marco inigualable de los monumentos de Segovia.

Un camino para hacer sin prisas lleno de sorpresas que os iremos desvelando….

Un  soleado domingo de Octubre de 2017, decidimos recorrer esta senda, siguiendo las indicaciones del libro “Segovia: sierras, hoces y pinares, de la editorial El Senderista“. Estos libros de senderismo, que recomendamos, siempre nos han llevado a descubrir lugares espectaculares. La propuesta en esta ocasión es rodear entera la ciudad de Segovia por una ruta circular.

Datos técnicos del recorrido:

  • Distancia: 4,6 km
  • Tiempo de recorrido: nos llevó 3 horas, pero íbamos despacio al ritmo que marcaba nuestra perrita Lola (que ya está mayor).
  • Dificultad: Baja.
  • Todo el camino está señalizado con mojones con un disco rojo como este:
    señales camino del Eresma

    La ruta no tiene pérdida, hay que seguir estas señales

El punto de inicio (y final) de nuestra camino es el imponente acueducto romano de Segovia. A pesar de ser la hora de comer, la plaza del Azoguejo estaba llena de turistas de todas las nacionalidades. Nos llamaba la atención la cantidad de orientales que había haciendo fotos (no sabíamos si eran chinos, coreanos o japoneses). Nos sentamos un rato a contemplar la magnífica obra . Impresiona pensar como esta mole tan perfecta, fue levantada, piedra sobre piedra, sin ningún tipo de argamasa que sirviera de “pegamento” y sobretodo, como 2000 años después se mantiene en pie. Sin duda es uno de los monumentos del imperio romano más alucinantes, si no el que más. Hay que considerar que el acueducto estuvo en servicio hasta la década de los 40 del siglo XX.

Acueducto romano de Segovia

Acueducto romano de Segovia. Punto de inicio y final de nuestra ruta, rodeado de visitantes asiáticos.

Nos dirigimos a la escultura de Rómulo y Remo, amantados por la loba, situado junto al acueducto. Un regalo de la ciudad de Roma a Segovia, ambas histórica y monumentalmente hermanadas. La escultura la donó Roma a Segovia en el año 1974.

Estatua de Romulo y Remo en Segovia

Estatua de Romulo y Remo

Desde la estatua comenzamos a descender por la calle de Santo Domingo de Guzmán, caminando por la acera (ya que es una calle abierta al tráfico). Poco a poco nos alejamos del bullicio de turistas y del acueducto. Ya nos envuelve un silencio, sólo roto por el traqueteo de algún coche que baja por la calle adoquinada.

Un cartel de piedra, ya nos anuncia que nos dirigimos hacia el río Eresma, río que ha dado vida y protección a la ciudad de Segovia. Por lo que vemos, este recorrido también ha inspirado a otros personajes como el Marques de Lozoya.

Tras recorrer unos 50 m abandonamos, por el lado derecho, la calle Santo Domingo de Guzmán, bajando por unas escaleras de piedra que ya dejan ver al fondo el Monasterio de Santa Cruz la Real

escaleras de piedra que bajan hacia el Monasterio de Santa Cruz la Real

Escaleras de piedra que bajan hacia el Monasterio de Santa Cruz la Real

El Monasterio de Santa Cruz la Real es uno de tantos edificios olvidados de Segovia, al encontrarse fuera del circuito turístico típico (acueducto-catedral-alcázar). En este Monasterio gótico, se dice que entró en éxtasis Santa Teresa de Jesús. También conserva la cueva penitencial de Santo Domingo de Guzmán.  Nos llamó la atención el precioso conjunto escultórico de la portada principal con los Reyes Católicos, ante un cristo yacente.

 fachada principal Monasterio Santa Cruz la Real

Fachada principal Monasterio Santa Cruz la Real

Pasado el monasterio, continuamos bajando por un camino salpicado por los colores ocres del otoño, alfombrado por la caída de las hojas.

Camino solitario y evocador de bajada hacia el río Eresma

Camino de bajada hacia el río Eresma

El camino de bajada nos lleva directos al río Eresma, que lo cruzamos a través del “Puente de los Huertos”.

El río llevaba un caudal de agua considerable. Fue una sorpresa,  pensábamos que con la gran sequía y la falta de lluvias de varios meses en España, estaría más seco. Cruzando a la orilla derecha del río Eresma llegamos al Parque de La Alameda. Este parque es uno de los secretos mejor guardados por los segovianos (ahora también descubierto a los lectores de los viajes de Alén ;->).

Recorrimos este pequeño paraíso, siguiendo el río hacía aguas abajo, mientras contemplamos a decenas de patos que nadan plácidamente por las tranquilas aguas del río Eresma.

patos en el río Eresma

Patos felices en el río Eresma.

Llegamos a un rincón que nos encantó: un azud que represa las aguas del río Eresma. El azud, se construyó en el siglo XVI para derivar las aguas para el funcionamiento de la Casa de la Moneda. Si miramos hacia arriba, aparece el Álcazar de Segovia. Este castillo parece sacado de un cuento de Disney. Nunca le habíamos visto desde esta perspectiva.

Azud de la Casa de la Moneda (Segovia)

Azud de la Casa de la Moneda. Arriba aparece, el Alcázar de Segovia.

A partir de ahora, hay que tomar aire y trepar por una calle empedrada a mano derecha, por la Calle Parral con destino al Monasterio de Santa María del Parral. El esfuerzo merece la pena, enseguida aparece una vista aérea del parque de la Alameda y de la parte antigua de la ciudad de Segovia.

comienzo de la subida por la Calle Parral

Comienzo de la subida por la Calle Parral

nuestra perrita Lola subiendo por la Calle Parral. Al fondo las vistas de la Catedral de Segovia

Nuestra perrita Lola subiendo fatigosamente por la Calle Parral. Al fondo las vistas de la Catedral de Segovia

Llegamos a las puertas del Monasterio de Santa María del Parral, edificio del siglo XV que alberga varios claustros de estilos góticos, mudéjares y platerescos.

Si nos situamos frente a la fachada, encontramos a nuestra espalda un estrecho sendero, con el suelo empedrado, que trepa entre un pequeño muro de piedra y una pared natural rocosa. Seguimos este camino, que nos conducirá a uno de los miradores más bonitos y desconocidos de Segovia.

A los pocos minutos de subida aparece ante nosotros una vista impresionante de la ciudad de Segovia. Un decorado espectacular que justifica por si mismo, toda la ruta. A la derecha del sendero hay, excavado en la roca, un banco de piedra con una flor tallada, que nos invita a sentarnos.

¿Cuantas personas se habrán sentado en este banco a lo largo del tiempo a contemplar esta misma vista? y ¿cual será el significado de esa flor?. Es increíble que este mirador de Segovia no haya sido “colonizado” por las oleadas de turistas que visitan Segovia en fin de semana.

Continuamos caminando por esta meseta acercándonos más hacia la zona del Alcázar de Segovia, del que nos separaba la hoz que forma el río Eresma.

 

Camino solitario, con la mejor vista de Segovia

La vista del Alcázar nos acompañó en todo esta zona. Parecía un galeón con las velas desplegadas, navegando sobre los campos de Segovia

Todo este tramo lo recorrimos en plena soledad. Únicamente nos cruzamos con un chico que leía concentrado un libro, sentado en una roca.

Vista de Segovia desde la Iglesia de Vera Cruz

Única persona que nos cruzamos en todo este tramo. Detrás las murallas y la catedral de Segovia. Justo a su izquierda una de las señales que nos iban indicando el camino de nuestra ruta.

El camino nos conduce a un original templo: la Iglesia de la Vera Cruz. En nuestro libro de senderismo leímos que se construyó por los monjes-guerreros de la Orden del Santo Sepulcro en el siglo XIII y su finalidad era albergar restos de la cruz de Cristo. Su planta dodecagonal imitaba el Santo Sepulcro de Jerusalén, aunque nunca llego a acoger tan valiosa reliquia. Esta historia nos recuerda al Monasterio de Santo Toribio de Liébana (en Cantabria) que guarda una reliquia que, según dicen, es un trozo de la cruz de Cristo. (Cristina y Fernando nos hablaban del camino Lebaniego con final en este monasterio en el siguiente artículo de nuestro blog: Cristina y Fernando: peregrinos del Camino Lebaniego)

Llegando a la Iglesia de la Vera Cruz

Llegando a la Iglesia de la Vera Cruz

puerta de la Iglesia de la Vera Cruz al fondo el Alcázar

Puerta de la Iglesia de la Vera Cruz al fondo el Alcázar

Bajamos por el borde de la carretera de Zamarramala, hasta llegar enseguida, al barrio de San Marcos. En este barrio encontramos el Convento de San Juan de la Cruz y el Santuario de la Virgen de la Fuencisla (patrona de Segovia). Cruzamos por el semáforo la carretera, con bastante tráfico, y llegamos a uno de nuestros lugares favoritos de Segovia: la gran pradera verde situada bajo el Alcázar.

¡¡En esta pradera las vistas del Alcázar son sublimes!!.

Aconsejamos acercaros a este lugar a hacer fotos siempre que visitéis Segovia. También recomendamos, pasarse por este lugar de noche. La iluminación del castillo es realmente mágica.

Vista Alcázar de Segovia

La mejor vista del Alcázar de Segovia: desde la pradera verde del barrio de San Marcos

Mientras disfrutábamos de este lugar, llegó un autobús de asiáticos, que rápidamente bajaron a hacer sus fotos, para llevarse un bonito recuerdo de Segovia y comprobar que los lugares de ensueño, como este castillo, no sólo existen en los cuentos.

Nosotros, por supuesto, no dudamos en volver a hacer nuestra foto, aunque ya la tenemos repetida de otras visitas.

Fotografiando el Alcázar de Segovia

Desde la misma pradera, parte el sendero que tenemos que seguir para continuar nuestra ruta. Acercándonos hacía el río Eresma encontrarás un placa de un tal Angel Ramos junto a uno de los mojones indicativos del camino, que nos adentra directamente a la frondosidad del bosque de ribera.

Segovia camino

Para continuar la ruta debes encontrar esta señal en uno de los lados de la pradera. La frase de Angel Ramos, no puede ser más adecuada

El paisaje de otoño de esta zona nos encantó. Los segovianos se pueden sentir afortunados de poder disfrutar de estos parajes naturales sin salir de su propia ciudad.

paisaje río Eresma, Segovia

Otro de los paisajes que nos ha regalado está ruta.

Llegamos a un puente peatonal de madera por el que cruzamos a la orilla izquierda del río Eresma.

puente de madera sobre el río Eresma

Puente de madera sobre el río Eresma

Cruzamos el puente y empezamos a subir por un camino que recorre el fondo de la pequeña hoz que ha formado el arroyo Clamores. No encontramos el agua del arroyo, seguramente está seco o canalizado bajo el camino. Tenemos que reconocer que este tramo se nos hizo un poco pesado, ya que es una cuesta continua. El paisaje entre los árboles te envuelve y pierdes un poco la referencia de la ciudad de Segovia, aunque el camino no tiene pérdida.

Subiendo por el fondo de la hoz del río Clamores en Segovia

Subiendo por el fondo de la hoz del río Clamores

De vez en cuando asomaba la torre de la catedral gótica de Segovia, y nos servía de orientación para saber cuanto nos quedaba. Esta catedral gótica del siglo XVI se le denomina la “dama de las catedrales” por su elegancia y sus dimensiones.

Apareció ante nosotros de nuevo la torre de la catedral de Segovia: "La dama de las Catedrales"

Apareció ante nosotros de nuevo la torre de la catedral de Segovia: “La dama de las Catedrales”

Tras un buen rato de subida llegamos al Puente de la Estrella. Este puente se encuentra en el camino que enlaza el barrio judío de Segovia con el cementerio judío. Nosotros también cruzamos ese puente dirigiéndonos hacia las ciudad.

 

Puente de la judería de Segovia

Puente de la Estrella en Segovia

A partir de aquí subimos un poco por un sendero hasta llegar a una fuente, también señalizada con el círculo rojo. Nos vino de maravilla para quitarnos la sed, tanto a nuestra perrita Lola como a nosotros.

Fuente subiendo hacia la Calle de San Valentín

Fuente subiendo hacia la Calle de San Valentín

Por fin, llegamos a “la civilación”, adentrándonos a las calles de Segovia. Entramos por la calle de San Valentín hasta llegar con el cruce de las calles Paseo de los Tilos y Calle San Miguel, donde encontramos otra preciosa fuente.

fuente en el Paseo de los Tilos, Segovia

fuente en el Paseo de los Tilos, Segovia

El último tramo no tiene mucho atractivo, ya que atravesamos barrios de edificios modernos. Esta zona sin embargo, se puede tener en cuenta para estacionar el coche cuando visitas Segovia, ya que se suele encontrar sitio con facilidad y estás a un paso del casco antiguo.

Recorrimos la Calle de San Millán y la Calle Carmen, que tiene un tramo de escaleras, hasta alcanzar por fin de nuevo el acueducto de Segovia.

Por fin llegamos de nuevo al espectacular Acueducto de Segovia

Por fin llegamos de nuevo al espectacular Acueducto de Segovia

Como premio a nuestra caminata, nos compramos unos helados que tomamos sentados en la plaza del Azoguejo, mezclados de nuevo con la multitud de turistas que no paraban de hacer fotos al acueducto de Segovia…

Si quieres informarte sobre otras excursiones alrededor de Madrid te recomendamos leer este post:

Excursiones de 1 día desde Madrid (en coche)

Mirador de Sepúlveda (Segovia)

Excursiones alrededor de Madrid

 

 

 

This Post Has 4 Comments
  1. Increíble vaya reportaje más interesante que habéis hecho de Segovia!!!!. Me habéis descubierto rincones inéditos de Segovia. Enhorabuena sois los mejores!! Cada vez me sorprendéis más, por favor no dejar de seguir realizando estos reportajes, sois unos cracks!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *